Email: info@amk.es | Telf: 965 683 875

Reputación online: Porque no vale mirar para otro lado

Reputación online

La reputación es algo inherente a cada persona o empresa. Todo la tenemos, queramos o no. En unos casos será claramente positiva, tendremos otros casos de reputación negativa y otros indefinidos que, como veremos posteriormente, sería interesante que migráramos hacia entornos favorables… y como nos vamos a centrar en el mundo empresarial –aunque este texto sería extrapolable al branding personal-, veremos con algún ejemplo como esa situaciones de indefinición pueden ser “peligrosas”.

Muchas empresas prefieren mirar para otro lado, aplicando la máxima de que como no sé lo que dicen de mi, no me preocupo… pero esta puede ser una posición bastante errónea.

El avance imparable de la tecnología, la adaptación de las redes sociales como parte de nuestro día a día y los recursos a nuestros alcance han conseguido que los usuarios tengamos unas poderosas herramientas para expresar nuestras opiniones y ser escuchados por una audiencia cada vez mayor. Cada día nos podemos encontrar con más ejemplos de quejas de usuarios sobre servicios o productos que han saltado a la cara de las compañías… ¿Por qué?  Porque han obviado esos comentarios y han conseguido que un problema de fácil solución, se convierta en un efecto bola de nieve imparable que repercute de forma negativa sobre la imagen de la empresa (o marca personal). Conseguir tener una buena reputación es cuestión de tiempo, perderla puede ser casi inmediato.

Cada día es más habitual que la primera toma de contacto con un producto o un servicio sea a través de internet, buscamos opiniones, experiencias y valoramos lo que dicen gente que incluso no conocemos porque le damos a esas opiniones un plus de independencia. Por eso es extremadamente importante que nuestra marca, nuestros productos ofrezcan su “mejor cara”… imaginaros lo desastroso que sería para nuestro empresa que todos los comentarios que aparecen en Google fueran negativos ¿quién se iba a comprar nuestros productos? La respuesta parece sencilla: Nadie.

Es evidente que no podemos controlar todo lo que dicen de nosotros, pero sí que podemos potenciar que aquello que sea más visible sean las mejores opiniones sobre nuestros servicios o la información más precisa y válida del mismo. Por supuesto, parto de la base de que nuestros productos/servicios son de calidad y no algo de escaso valor, defectuoso y que no hay manera de defenderlo (y aplicar esto tanto a un producto/servicio como a nuestra marcar personal). Nuestra reputación online no depende de nosotros, dependemos de la percepción que tengan otros sobre la imagen que proyectamos… así que pongámoslo fácil para que esa imagen sea positiva. ¿Cómo conseguirlo? Por ejemplo posicionando en Google contenido positivo –para ello habrá que generar el contenido adecuado y mediante una estrategia de SEO conseguir que estos resultados estén siempre ligados a las primeras posiciones en las búsquedas-.

¿Recordáis que en el primer párrafo mencionaba esa reputación inocua, ni buena ni mala?… Vamos, que no salía ningún tipo de resultado coherente en una búsqueda sobre nuestros productos o servicios… Pues bien, hay que tratar de evitarlo –en la medida de lo posible-, ¿Por qué? Porque ante una situación de crisis de reputación –a la que todos estamos expuestos-, los contenidos que el buscador indexará serán los únicos que haya sobre nuestra empresa y, en la situación que estamos planteando, estos serán negativos –estamos en una crisis de reputación-… y ya sabemos que pasaría ante un búsqueda de referencias nuestra en plena crisis de reputación 🙁

Gestionar la reputación online es un proceso continuo: Debemos de partir de una auditoria inicial (¿qué se dice de nosotros? ¿En qué términos? ¿Quién lo dice? ¿Conviene una actuación rápida?) Y establecer un proceso de seguimiento/monitorización (establecer alertas, menciones en redes sociales,…) y planificación (qué hacer ante una situación de crisis de reputación, cómo actuar, quién debe hacerlo, tiempos de respuesta).

En definitiva, velar por la imagen de nuestra empresa y no mirar para otro lado.

  1. Muchas gracias por vuestro trabajo!

    Realmente es un artículo muy interesante ;))

    Como bien dices, creo que para ganarse el “afecto” de los buscadores hay que tener principalmente una buena estrategia de marketing y tener muy claro cómo funciona el SEO… Los consejos que comentas me parecen muy acertados.

    Un saludo desde Barcelona ! !

  2. Ampersand Marketing

    Muchas gracias por participar en el blog!

  3. Bueno, verdaderamente la información existente en la web, redes sociales, etc. puede destruir definitivamente la reputación de la empresa. Por esto es necesario mantenerse informado. Existe una herramienta mediante la cual puedes estar al tanto con las noticias de última hora – http://www.strategator.com. Es muy útil!

Dejar un comentario